Redomiciliation

Acabe con las empresas offshore – Emigre a la UE

Las jurisdicciones extraterritoriales pueden llegar a ser problemáticas cuando se trata de impuestos. Las empresas con ingresos, ya sean pasivos o activos, pueden  estar sujetas a impuesto en el país donde el director o accionista reside, puesto que puede considerarse que la gestión y control de la empresa no está dentro de la jurisdicción en la que la compañía se ha incorporado. El velo corporativo y el domicilio fiscal no existen en las empresas de papel en Panamá, Seychelles, Islas Marshall, Islas Vírgenes Británicas, Liberia y otros destinos offshore famosos.

Hay otras razones para dejar las actividades offshore:

  •  “Panama Papers”  desencadenaran la divulgación y la transparencia de las estructuras de las empresas offshore en el futuro.
  •  El Sistema de presentación de informes que será aplicado plenamente en 2017 y 2018 es otra amenaza para los vehículos offshore.
  • Para 2020 todas las instituciones financieras de todo el mundo estarán informando plenamente todos los ingresos y bienes al país donde reside el accionista.

Todavia buscando más pruebas:
•    Mover los activos de una empresa offshore existente a un individuo o otra empresa offshore podría dar lugar a eventos fiscales. La redomiciliación es siempre la mejor opción con el fin de evitar malas prácticas.
•    Cuando las funciones se mueven en tierra usted será responsable de mantener registros contables adecuados, publicar estados financieros y registrar las transacciones, que finalmente conducirá a una mejor gestión de la empresa.
•     En la primera etapa del proceso de redomiciliación usted será capaz de determinar la estructura de capital de la empresa, sin tener en cuenta la historia de la empresa.

 

Guía rápida
No todos los países de la Unión Europea ofrecen condiciones favorables para la redomiciliación. Por lo tanto las opciones son limitadas. Nuestro equipo de expertos ha trabajado en varios países de la Unión Europea y le puede ayudar con cualquier opción.
Desde un punto de vista fiscal, la elección de un destino podría ser complicado, pero esto es algo que siempre vamos a tener en cuenta en nuestra propuesta.

Siempre estamos investigando:
– El tipo de activos (bienes inmuebles, dinero en efectivo, acciones, bonos, propiedad intelectual, arte etc.) que la empresa mantiene.
– Imposición futura en el país de destino
– Facilidad de administración
– Cualquier nueva restricción reglamentaria o financiera
– Convenio de doble imposición con el país de residencia del accionista
– El sitio donde la gestión tendra lugar de modo efectivo.

Podemos emprender el proceso de redomicialiation para las empresas de la UE entre las siguientes jurisdicciones:
Islas Vírgenes Británicas, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, St. Kitts y Nevis, Andorra, Antigua y Barbuda, Vanuatu, Guatemala, Granada, Líbano, Liberia, Liechtenstein, Malasia, Mauricio, Mónaco, Barbados, Bahamas, Bahrein, Brunei, Nauru, las Islas Cook, Islas Marshall, Niue, Dominica, Panamá, Islas Vírgenes de Estados Unidos, ARYM, Samoa, Seychelles, Singapur, Filipinas y Hong-Kong.

Proceso
1. Realizar el control de conformidad en la estructura y los activos
2. Hacer una clasificación de los países de redomiciliación
3. Obtener los documentos legales requeridos desde el agente offshore
4. Registrar la entidad en el país de destino
5. Revisar y registrar de los saldos iniciales

Dependiendo de la jurisdicción el proceso podría durar de 1 a 3 meses.

ChinaSpainGreekGermanFrenchEnglish